1a CENA CREATIVA THE GARTENER

Cena Deliriosa XXXI/V. Así hicimos llamar la primera cena creativa The Gartener del 31 de mayo en el Convent Garden. Si no viniste puede que te suene extraño. ¿Qué es eso, verdad? Dicho en cuatro palabras: una cena donde todos somos protagonistas y podamos conversar sobre ideas y no cosas (algo más que football y la rutina), en este caso la creatividad. 

1
2

Nos juntamos 35 personas de todas las edades, creativos y no creativos, estudiantes y profesionales, tímidos y extrovertidos. Un buen cóctel cognitivo.

Empezó con un par de vídeos y una presentación sobre la creatividad. Donostia y el surfing fueron clave en esto y la cafetería Old Town Coffee pilar en su desarrollo. (Muchas gracias desde aquí). 

Siendo sincero, fue difícil empezar. A nadie le gusta ser el primero en hablar, en expresar sus ideas, así que ahí fue cuando tuvimos que romper el hielo y seleccionar al azar a alguien que, seguro, iba a dar fuego a la cerilla. “¿Qué es la creatividad? ¿Quién es creativo?” Y adelante. 

Después de horas y horas de conversación, piques entre varios comensales y mucho escuchar, supimos todos que la creatividad es un término tan ambiguo que es complicado llegar a una conclusión generalizada. Aun así, cuestionándonos cada base de su desarrollo, estas fueron algunas de las conclusiones que sacamos entre todos: 

La creatividad es tanto fusionar conceptos, como producir desde cero. Todos somos influenciados por lo que nos rodea y cuando creamos hemos de admitir que trabajamos con ello. 

Esta cualidad es muy semejante a la inteligencia , en concreto a la inteligencia múltiple: la idea de que no solo existe una sino muchas capacidades mentales como la visual-espacial, analítica, comunicativa, creativa, etc. Por tanto, la creatividad es aplicable en muchos sectores como el diseño, arte, comunicación e incluso salió la idea de finanzas. Esto hace a cada cual creativo, pero de diferente manera, siempre en niveles distintos de creación. Básicamente, es la cualidad de solucionar problemas no cotidianos de manera exitosa. 

Finalmente, en esto estuvimos todos de acuerdo, esta viene de la pasión. Sin pasión no existe creación ni desarrollo. Si no te apasiona crear, olvídalo, nunca llegarás a trabajar una capacidad creativa como para denominarte creativo. 

Y así terminamos, con un bol de arroz al curry en manos y con ganas de una próxima y otra próxima y otra próxima. Desde The Gartener me gusta hacer caso y no dejar a los curiosos con las ganas. 

Ten claro que ya estoy pensando en otra y esperemos que pronto tengas mayores noticias. Me gusta superarme con cada cosa que hago, así que os dejo esta reflexión que me hizo pensar en cómo poder evolucionar: 

 

¿Por qué el horizonte es nuestro guía?
 
Miro, sentado solo en la playa, hacia el horizonte y observo. Las olas viniendo, música de fondo y cielo acalorado. Pienso, embobado, en el fruto del horizonte. ¿Por qué tal atractivo a cualquiera? Y entiendo. Entiendo su valor, su ser. No solo hablamos de un límite, sino de una visión, aquella que no entra en nuestro campo. 
El horizonte es la meta inalcanzable que cualquiera tenemos y ansiamos tener. Hacia la que avanzamos, pero nunca tocamos. Y es que el horizonte es la luz que seguimos para evolucionar en nuestras metas, en nuestras “(in)alcanzables” metas. 

asenjoalex

Tan solo puedo deciros gracias. 

Hasta Junio. 

The Gartener