Lo que las olas nos enseñan

Llevamos días que las olas superan los cuatro metros. Todos los que surfeamos esperamos el momento para jugar con ellas o vamos en busca de rincones protegidos que nos permiten cogerlas. Sin embargo, no hace mucho que han pasado a tener menos de un metro o ni a llegar a los dos. Pero, dejo que lo adivinéis: vuelven a haber los famosos 5m. 

OLEAJE

Si, como a mí, te ha tocado trabajar una jornada completa y no has podido sacar tiempo para descubrir nuevos spots, seguramente que solo habrás podido observar. 

Sinceramente, observar es lo más importante en esta vida. Nos transmite más lecciones que ningún profesor y aprendemos por nuestra cuenta lo que en el momento necesitamos. El famoso "se aprende en la calle" es resumen de ello, sea de experiencias o lecturas. 

OBSERVAR

Pues bien, he estado observando y he concluido que, sin darnos cuenta, el mar, junto al surf, nos enseña muchos trucos que son perfectamente aplicables en nuestras vidads. Aquí van:

-Hay que ser paciente y no intentar coger cada ola que veamos, sino aquellas que esperamos y sabemos que serán buenas.
-Nos toca competir contra mucha gente para un mismo objetivo, una misma ola. Por ello necesitamos estar en la posición correcta, en forma y con la energía suficiente para poder alcanzarla y surfearla antes que nadie.  
-Necesitamos ser compañeros del de al lado, nuestro contrincante cuando viene la ola. De esta manera nos cederemos mutuamente oportunidades y, en caso de error, no habrá discusiones sino perdón. 
compañero
-Hay que saber surfear todo tipo de olas (grandes y pequeñas, fuertes y fofas, chapones, con pared, revueltas, limpias, ...) solo así sabremos manejarnos en diferentes entornos y tener la confianza suficiente de poder entrar donde queramos. Aún así, asumamos o no, seremos buenos con unas condiciones específicas de swell y será donde nos sintamos a gusto. 
spot
-El respeto es primordial. Sin respeto no acabaremos bien y puede que hasta nos echen o, por el contrario, hagamos sentir mal a otro surfista y no quiera volver a surfear. 
-Tenemos que conocer las condiciones de la playa (corrientes, localismo, fondos, viento, etcétera) y valorar en qué campo estamos jugando y qué papel tenemos en él. 
condiciones
-A veces es muy difícil llegar al pico. Hay que saber enfocarse, aguantar y darlo todo (a pesar de que veamos que, respecto a los demás, nos quedamos atrás) ya que, tarde o temprano, llegaremos y nos hará sentir y ser mejores. 
-Otras, al no estar en el camino adecuado, no podremos entrar y necesitaremos salir, observar, esperar y volver a entrar por un lugar diferente. No desistamos, ¡ya lo verás! no tardaremos nada en llegar. 
observar
-Finalmente, tenemos que ser conscientes de si las condiciones son adecuadas para nosotros o no. Si no es así, no debemos entrar al agua ya que puede ser peligroso y podemos salir perjudicados o pasarlo realmente mal.
-La noche está para descansar. Cuando el sol desaparece no debemos poner focos apuntando al mar sino esperar al día siguiente a que haya luz. Nos moleste o no, cada cosa tiene su momento.  
noche

Estas son algunas de las conclusiones que he podido deducir al surfear. Si sabemos aplicarlos a nuestras vidas pueden sernos muy útiles y saber movernos en este arriesgado y variable entorno. 

Son metáforas y, como tal, cada cual las traduce a su manera. Tendrás una interpretación diferente, pero no errónea (a menos que deliremos demasiado).

Bueno, dejo que aproveches estos días de gran swell para tus propias visiones y me cuentes, después, que has sacado. 

Además, ¿se te ocurre mejor excusa para coger un "Campero", sentarte en el muro y estar lo necesario leyendo las olas?

¡A mí no!

asenjoalex

fin