Llega el mes de las celebraciones y de juntarse con los demás. Esta vez hemos aprovechado esta excusa para juntar personas de diferentes entornos y crear uno más íntimo, uno rodeado de la creatividad de Studio Bastiaan.

La temática iba en torno a la experiencia de vivir en otras culturas y la sensación que recibimos ante la novedad. Hablamos de lo difícil que es mantenerse “despierto” en Donostia, lo fácil que uno se acostumbra a sus comodidades, lo abiertos que nos volvemos cuando salimos y las puertas que cerramos al volver. Supimos que las cuadrillas se están abriendo y que una murciana puede perfectamente aprender euskara si su actitud lo permite. Que todo lo dicho hasta ahora recae en nuestro comportamiento, que podemos cambiarlo y con ello la ciudad.

Hablamos de si las culturas influyen en nuestra manera de ser, quiénes son ahora los que más modas generan y que somos personas, con capacidad de decidir por nuestro propio estilo y personalidad.

Todo esto fue excelente gracias a la comida tan variada, orgánica y de calidad que nos preparó la anfitriona y los dos tés de MyTea que nos acompañaron como comienzo y final de la cena, para limpiarnos por dentro según la explicación que Claudia, la sommelier.

Tuvimos ideas para próximas cenas como montar un guateque, de conversaciones de “petit-comité” y música de fondo. Veremos qué sucederá y esperemos que sea contigo.

Con estoy doy a todos un último gracias del año.

¡Hasta 2019! Que no falta mucho.